Testigos narran cómo agentes de la Policía Nacional mataron a pareja cristiana en Villa Altagracia

0
84

Los agentes de la Policía Nacional que ultimaron a la pareja de pastores evangélicos Elisa Muñoz Marte, de 32 años de edad, y Joel Eusebio Díaz Ferrer, de 35, la noche del 30 de marzo del 2021 en el kilómetro 45 de la autopista Duarte, dispararon inmediatamente se detuvo el vehículo en que estos se desplazaban.

Así lo aseguraron este viernes los dos hombres que acompañaban a las víctimas en el mismo vehículo, al testificar ante el Tribunal Colegiado de Villa Altagracia en la segunda audiencia del juicio de fondo que se sigue a los procesados por el caso.

El tribunal lo integran los magistrados Massiel Ivette Alonso Rodríguez, Dante Ozuna Mercedes y Ana Hernández Méndez.

Claudio Alberto Ramírez Lamaís, quien resultó herido en el incidente, y Carlos José Pérez Páez, dijeron que lo único que pudieron ver es que había un retén policial, que fueron mandados a detener y cuando lo hicieron comenzó una ráfaga de disparos que impactó a Joel y a Elisa, conductor y copiloto, respectivamente.

Relataron que dejaron de escuchar disparos unos instantes, pero que ante un leve movimiento que hizo el vehículo al parecer porque el conductor herido aún tenía accionada la marcha y perdió resistencia para mantener el freno aplicado, volvieron a escuchar otra ráfaga de disparos, que se detuvo cuando el automóvil tras moverse unos metros, se volvió a detener al impactar con uno de sus retrovisores a otro vehículo detenido delante.

«Inmediatamente ellos (los agentes policiales) ven el carro comenzaron a apuntar y a franquear el carro. Yo nunca voy a pensar que es a nosotros, porque nosotros venimos de una actividad, yo vengo hasta de predicar», dijo Claudio Alberto al relatar que su primera impresión fue que los habían detenido a ellos con la finalidad de que algún vehículo que viniera detrás se viera forzado a pararse.

«Al momento que termina de pararse Joel, ahí empiezan los disparos. Comienza una lluvia de disparos desenfrenados e inmediatamente sentimos que les estaban impactando al vehículo, pero no sabíamos lo que estaba pasando», narró Carlos José.

Ambos hombres dijeron que desde que empezaron las detonaciones, hasta que concluyeron las dos rondas de disparos, permanecieron agachados en la parte trasera, hasta que los propios agentes abrieron las puertas, los sacaron, los esposaron y los trasladaron en dos motocicletas a la dotación policial de Villa Altagracia, desde donde tras largo rato, los llevaron a un centro de salud para atender la herida de bala que tenía Claudio en su espalda y porque pensaban que Carlos José también estaba herido.

Contaron que una vez allí fue cuando les comunicaron que Joel y Elisa habían muerto y fueron devueltos al cuartel policial, donde se inició un interrogatorio que duró hasta la tarde del día siguiente.

Defensa de cabo

En tanto que el cabo de la Policía Nacional, Norquis Rodríguez Jiménez, uno de los procesados, al hacer uso de su defensa material ante el tribunal, dijo que el retén estaba dirigido por el coronel César Maríñez Lora, entonces comandante de la dotación de Villa Altagracia y que se había montado en base a información servida por el operador de radio de Bonao que indicaba que un vehículo con varios ocupantes fuertemente armados y con características similares a las del que viajaban los religiosos se dirigía desde ese municipio hacia Santo Domingo por la autopista Duarte tras haber cometido un asalto en esa zona, versión que ha sido dada desde el principio. Sostuvo no haber disparado, ni visto a quienes lo hicieron porque no integraba el grupo que hizo el alto.

Otros acusados

Por la muerte de Elisa Muñoz Marte y Joel Eusebio Díaz Ferrer, están siendo procesados también el segundo teniente Victorino Reyes Navarro, el sargento Domingo Perdomo Reyes, el cabo Ángel de los Santos y los rasos Anthony Castro Pérez, así como los agentes Juan Samuel Ogando Solís, Guillermo Rosario Melo y Emil Alexander Rincón Martes.

Los esposos y sus acompañantes se trasladaban hacia Santo Domingo a bordo de un carro marca Kia, modelo K5, color blanco, luego de haber participado en un evento religioso en el paraje Los Ganchos, del municipio Villa Altagracia.