Orgasmos contra el estrés: así ayuda el sexo a liberar las tensiones que más te preocupan

0
22

El estrés diario puede hacer que muchas veces no podamos con todo lo que tenemos que hacer o que nos cueste demasiado arrancar el día o terminarlo durmiendo plácidamente. En un mundo en el que las tendencias de autocuidado suelen dar prioridad a la nutrición, el ejercicio y el equilibrio entre la vida laboral y personal, un aspecto crucial que a menudo se pasa por alto es el sueño de calidad, a pesar de su importancia para el bienestar general.

¿Te has planteado alguna vez que existe una gran relación entre los orgasmos y el sueño y el estrés? Sin embargo, no se trata sólo de placer: hay datos fascinantes sobre el papel que desempeña el sexo y también el autoplacer y los efectos que tiene sobre el sueño.

Un estudio reciente realizado por Womanizer puso de manifiesto una notable diferencia de género en los hábitos de masturbación: el 17 por ciento de los hombres afirma masturbarse casi a diario, mientras que sólo el cinco por ciento de las mujeres hace lo mismo. Además, el estudio reveló que casi el 20 por ciento de las mujeres afirma no masturbarse nunca, frente a sólo el ocho por ciento de los hombres.

Estas estadísticas sugieren que las mujeres pueden estar desaprovechando una herramienta beneficiosa tanto para aliviar el estrés como para mejorar el sueño. El estudio también reveló que más del 18 por ciento de las personas desconocen los beneficios de las relaciones sexuales para la salud, lo que indica una importante laguna de conocimiento en la comprensión de la salud sexual y su impacto más amplio en el bienestar. Además, casi el 10 por ciento sigue creyendo que la masturbación puede afectar a la vista, una idea errónea basada en mitos y no en la ciencia.

El estudio también muestra que, aunque más del 60 por ciento de las personas entienden que el orgasmo puede ayudar a aliviar el estrés, muchas no se dan cuenta de que este alivio del estrés puede conducir a un mejor sueño.

Elisabeth Neumann, responsable de investigación de usuarios y sexóloga de Womanizer, afirma que  “los tabúes sociales en torno a la sexualidad a menudo han ocultado o limitado el acceso a los numerosos beneficios que el placer tiene para la salud. Aunque es increíble experimentar las sensaciones del placer por sí mismo, creo que también es hora de reconocer sus importantes contribuciones al bienestar mental y físico”.

Hacer hincapié en la multitud de efectos positivos del placer, “como la mejora del sueño y el alivio del estrés, desempeña un papel vital para reducir el estigma y capacitar a las personas para que abracen su propio placer”, añade Neumann.

Orgasmos, estrés y sueño

Las investigaciones sugieren que los orgasmos, en particular los que se consiguen mediante la masturbación, pueden mejorar significativamente la calidad del sueño y reducir el tiempo que se tarda en conciliar el sueño con mayor facilidad reduciendo además el estrés. Diferentes estudios revelan que los problemas de sueño son generalizados en todo el mundo, con tendencias que indican una disminución de la duración media del sueño y un aumento del insomnio y otras dificultades para dormir, especialmente en los países occidentales.

A pesar de la amplia investigación en cambios conductuales y de estilo de vida para mejorar el sueño, se ha prestado poca atención a la posible conexión entre la actividad sexual y el sueño. El estudio indica que los orgasmos desencadenan una liberación de oxitocina y prolactina e inhiben el cortisol, lo que facilita el sueño.

Sorprendentemente, los orgasmos alcanzados mediante la masturbación se asociaron a una mejor calidad del sueño y una menor latencia en comparación a los logrados con una pareja. Esto sugiere que la autoestimulación antes de acostarse podría ser una estrategia para mejorar el sueño. Además de ser un buen agente contra el estrés, tener una sexual activa y placentera ayuda a la liberación de endorfinas, que es un gran sedante natural. Eso promueve el descanso reparador, elimina el insomnio y te hará conciliar el sueño como un bebé.

«Estamos poniendo de relieve una faceta del autocuidado que a menudo se deja en la sombra», añade Elisabeth Neumann. «Aunque muchos asocian las masturbaciones con el placer, sus beneficios para la salud, sobre todo para mejorar el sueño, son menos conocidos. Ya es hora de que reconozcamos la masturbación no sólo por su disfrute, sino por sus importantes contribuciones al bienestar general”.

El clímax es además un analgésico natural que hará que se alivien los dolores de cabeza e incluso los dolores menstruales en las mujeres. La liberación de las famosas endorfinas provoca que se desconecten las terminaciones nerviosas durante unos minutos por lo que el dolor se irá de manera inmediata.

El orgasmo también actúa como refuerzo del sistema inmune aumentando nuestros anticuerpos. Los resfriados y las infecciones se mantendrán un poco más lejos si tu vida sexual es plena. Un estudio publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos concluyó que los orgasmos estimulan el sistema inmunológico y que mantener relaciones sexuales una vez por semana hace que se tengan niveles un 30 por ciento más altos de inmunoglobulina. Esto puede hacer que se mantengan a raya los virus durante el invierno.

​​El esfuerzo físico y mental que supone llegar al orgasmo hace que se queme una buena cantidad de calorías. Dicen que si se mantienen relaciones durante una hora, se queman entre 100 y 200 calorías. Además, entre los beneficios del orgasmo para las mujeres se encuentra que mejora el tono del suelo pélvico, ya que se producen contracciones rítmicas e involuntarias de elevador del ano, plano superficial del suelo pélvico, esfínter uretral y anal, según explican desde OnelifeCenter, clínica especialista en Prevención y Tratamiento del Dolor.

Llegar al clímax está aconsejado para problemas de atrofia vaginal, que se puede dar durante la menopausia, o tras una histerectomía (extirpación del útero). Es una forma de fortalecer el suelo pélvico incluso mejor que los famosos ejercicios de Kegel.