Medio Ambiente reitera cierre técnico de Duquesa para construcción de rellenos sanitarios

0
7

Por Gerolis Lagrange.- En varias ocasiones se ha anunciado el “cierre técnico” del vertedero Duquesa, la primera ocasión fue en el 2018, luego de que el entonces ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Francisco Domínguez Brito y la Dirección de Programa Especiales de la Presidencia, iniciaron el cierre técnico del vertedero de Duquesa, para dar inicio a la construcción de un relleno sanitario.

Orlando Jorge Mera, actual titular de Medio Ambiente, anuncia una vez más el cierre técnico del vertedero con el objetivo de continuar con la construcción de los rellenos sanitarios.

Con esta iniciativa, se supone, iniciaría la implementación de la industrialización de los desechos sólidos en la República Dominicana, la cual forma parte del Plan «Dominicana Limpia”.

Dicha intervención, se llevará a cabo a través del referido plan, lanzado en junio del 2017 por el expresidente de la República, Danilo Medina; que en teoría, consiste es un plan de acción nacional que para promover un cambio en la cultura de manejo de residuos sólidos, encaminando la educación del ciudadano a reducir los desechos e implementar la cultura del reciclaje.

En enero del 2020 Medina crea comisión para planificar cierre técnico de Duquesa, intervenirlo y planear la construcción de un relleno sanitario para disposición final de los residuos del Gran Santo Domingo. Estas medidas fueron adoptadas por dicho gobierno luego de que el vertedero se viera afectado por un fuego por varios días, que causó grandes estragos en gran parte de la población, debido al humo que arropaba gran parte del territorio donde se encuentra.

La Comisión Presidencial para la Reestructuración del Vertedero a Cielo Abierto de Duquesa, fue creada con el objetivo de  mitigar la crisis ambiental y sanitaria creada en el entorno de ese depósito de desechos, y buscar una solución integral al problema de la basura en esta ciudad.

El ‘cierre técnico’ del vertedero de Duquesa estará a cargo de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y se estima que podría tardar cinco años en estar listo.