No tener relaciones sexuales en Semana Santa y otros mitos

0
46

Semana Santa es la última semana de la cuaresma, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, que la iglesia católica dedica a recordar la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Esta semana envuelve muchos mitos y hablar de ellos siempre genera una discusión, en especial cuanto se tratan los relacionados a la sexualidad.

No tener relaciones sexuales: Este mito indica que si tu y tú pareja tienen intimidad pueden “quedarse pegados” y considerarse como un pecado por esta razón muchas parejas creyentes en la religión católica evitar tener relaciones sexuales durante la Semana Santa o en especial el Viernes Santo.

No comer carne: Esta tradición católica indica que debe evitarse comer este alimento durante el Miércoles de Ceniza, Jueves y Viernes Santos, no obstante los fieles católicos no incluyen este alimento en sus dietas y lo sustituyen por pescado o vegetales.

No vestir de rojo: El color rojo a lo largo de la historia se ha relacionado con la pasión, la lujuria, el pecado y, claramente, con el diablo. Es por esto que para muchos creyentes vestir de rojo durante los días santos no es lo más recomendable, pues consideran que atraería al demonio.

Bañarse en un río: Este mito se origina en tierras Colombianas y según la creencia, si una persona se baña en un río puede transformarse en un pez. El mito ha tenido variaciones en el tiempo. Para algunos aplica incluso para evitar cualquier tipo de baño, sobre todo si este se lleva a cabo el Viernes Santo.

No realizar tareas del hogar: Esta creencia incluye el lavar ropa, barrer y clavar clavos. Según lo que se dice en las casas más creyentes el lavar la ropa atrae la mala suerte; barrer es como “barrer la cara de Cristo” y utilizar puntillas es recordar el sufrimiento de Jesús en la cruz y una manera de atraer al enemigo.

No escuchar música: Por ser una época de reflexión y oración para los católicos, a lo largo de los años se les ha dicho a los creyentes que esta es una temporada en la que deben permanecer en silencio para concentrarse en sus reflexiones y no perturbar la paz.

Jueves y Viernes Santo no se trabaja: Los días festivos de la Semana Santa son días en los que los creyentes deben estar concentrados en sus reflexiones y oraciones, por lo que no deberían trabajar o realizar actividades consideradas “mundanas”. Esto recuerda a la historia bíblica de la creación del mundo, cuando Dios decidió descansar el último día, es decir el domingo.

Cortarse el Cabello: Con este mito hay opiniones divididas. La creencia más popular señala que cortarse el cabello, especialmente durante el Viernes Santo, asegura tener un cabello sano y bello durante todo el año. Sin embargo, hay quienes opinan lo contrario y advierten que hacerlo atrae la mala suerte.

Salir después de las 3:00 de la tarde: Según se ha transmitido a lo largo de la historia, Jesús murió en la cruz a las 3:00 de la tarde, desatando la ira de Dios. Es por esto que algunos feligreses señalan que salir de sus casas después de esta hora podría enojar al Creador.

No trepar los árboles: Al igual que la creencia de que bañarse en ríos o lagunas puede convertir a la persona en pez, existe una aún más curiosa en la que se señala que si una persona, especialmente un menor de edad, trepa un árbol durante la Semana Santa puede convertirse en mono.