¿Por qué se conmemora la batalla del 19 de marzo?

0
151

Santo Domingo. -La batalla del 19 de marzo o batalla de Azua se libró el 19 de marzo de 1844 y fue la primera gran batalla en defensa de la República Dominicana contra el ejército haitiano.

En este sentido, una fuerza de 2500 soldados dominicanos fueron reclutados para enfrentarse con el ejército haitiano.

Una parte del ejército del sur, estaba dirigido por el general Pedro Santana, derrotaron a 10,000 soldados del ejército Haitiano encabezados por el General Souffront.

Antecedentes

El pueblo dominicano estuvo desde 1822 hasta 1844 bajo el yugo haitiano, que terminó con la declaración de independencia de la República Dominicana.

A los 20 días posteriores el pueblo haitiano realizó el primer intento por recobrar el territorio que ocuparon por 22 años. El presidente haitiano Charles Hérard organizó su ejército con 30,000 hombres divididos en tres flancos para entrar en la nación recién proclamada.

Uno de ellos estaba al mando del general Pierret con 10,000 hombres, que entrarían por el norte y tomarían Santiago y Puerto Plata. El segundo estaba dirigido por el propio Hérard y pretendía tomar Azua y San Juan de la Maguana. Por último tercero, dirigido por Souffront, debía entrar por Neyba.

Mientras en la parte dominicana se encontraba el general Pedro Santana acompañado por Antonio Duvergé, encargado de velar por los diferentes lados durante la batalla. Santana formó dos líneas compuestas por dos cañones, uno a cargo de Francisco Soñé, y la otra por el Teniente José del Carmen García.

Tropas de la Batalla

Las tropas dominicanas estaban posicionadas en puntos estratégicos en la ciudad de Azua, conformadas por 2,500 soldados.

El 19 de marzo el General Hérard organizó su ejército con el fin de atacar a las tropas dominicanas, pero los dominicanos atacaron por El Camino de los Conucos.

Decenas de muertos y un enorme terreno despejado por la metralla fueron los resultados de los impactos del cañón de Francisco Soñé. Los comandantes dominicanos ordenaban cerradas descargas de fusilería y cargas a machete, motivando que el pánico se apoderara del enemigo y emprendieran la retirada.

Matías de VargasJosé Leger y Feliciano Martínez fueron los comandantes que decapitaron al comandante Vicent Jean Degales, por lo que sus tropas se desplegaron en desorden por falta de jefe.

Poco después las tropas haitianas por El Camino del Barro fueron sorprendidas por el contingente de azuanos, se lanzaron en un asalto de machete que sembró el terror y la muerte.